CULTURA ANCESTRAL

Thursday, September 15, 2005


"EL INVETARIO KUL DEL KACIKE KOLICHEO"
Es invierno en el sur de Arauko, llueve como en los tiempos de antes, es tiempo de invetario (inventa-río; in-venta-río). Me encuentro en pleno proceso creativo, se trata de una pintura,un tríptico, una obra en técnicas mixtas sobre tela, madera, metal. Estoy en una cabaña en el Lago Lanalhue (almas perdidas o almas de Guanakos), todo es gris. Hace unos días estuvo de visita en nuestra zona la cantante y recopiladora Mapuche del Puelmapu (tierra del Este) Beatriz Piichimalen, nuestra gente se emocionó de conocerla, con poder oir los cantos venidos de los antiguos toldos pewenche, eran las voces de los hermanos de las pampas, el sonido de un galope de kawellu, el trote de un Choike (avestruz), el canto de un pájaro durante el piñineo, todo eso evocó su viaje a estas las tierras de Arauko. En uno de esos días Beatriz quizó hacer una visita a la tierra de sus antepasados de Chile, en Boroa, tuve la suerte de acompañarla junto a otros amigos, fue un viaje al pasado, buscando una pista, un nombre, un apellido, un primer viaje a las tierras del Kacike Kolicheo, a sus raices en Boroa. Ese viaje me aclaró el tema de la obra que estaba preparando.
Pinté un fondo gris, enrarecido. Después dibujé el plano de un Título de Merced de una Comunidad Mapuche, allí coloque el nombre de los ríos, de las aguas y lagos de esta tierra de Arauko, al sur de Bío-Bío, hasta los límites del Toltén. Luego en mapudungun, en idioma mapuche escribí los nombres de los actuales conflictos, allí está PUTUE, RUKAÑANKO, LLEU-LLEU y otras tantas voces, como un llamado en estos tiempos. Sobre uno de los fondos estampé la huella digital, el signo de pertenencia en un mapa, para quien no sabe escribir (firmar), así también las tierras cambiaron engañosamente de dueño. En el otro extremo del cuadro estampé un código de barra, con numeros grises, otro es el dueño de este escenario enrarecido. Luego levanté una columna central sobre la cual compuse una serie de cajas, en las cuales rayé, pegué papeles, cartones, fotos, amarré los remedios, la fotografía de un Machi en blanco y negro que se encuentra en un Museo en París, una lata vieja con una estrella hecha de alambre; por último un llamado OIT 169.
Así surgió la Obra "El inventario Kul de KaciKe Kolicheo", Tercer Premio en el Concurso Nacional de Pintura Organizado por la Cámara de Diputados.

Sunday, July 10, 2005


Hace cinco años atrás, en la Plaza Caupolicán de Cañete, la Comunidad Mapuche Francisco Melin de Pangueco, en conjunto con otras organizaciones mapuche, de autoridades comunales y con la rogativa de la Machi Ana Astoga inauguró un conjunto de cuatro esculturas, los Chemamûll. Allí se resignificó el espacio, desde el recuerdo histórico del suplicio de Caupolicán a la conmemoración y valoración de la Cultura Ancestral.

Estas esculturas tutelares, están orientadas en dirección a la salida del sol, considerando la posición del sol para el solsticio de invierno, fecha en que los mapuche celebran el Wetripantu o año nuevo (entre el 21 y 24 de Junio de cada año). Desde este lugar vigilan y recuerdan el legado cultural del pueblo mapuche.

En estos días de invierno, en que el sol parece escondido entre las nubes, los chemamûll de esta plaza Caupolicán son una señal de la riqueza de nuestro patrimonio y son un signo de la grandeza universal del arte escultórico mapuche y un símbolo de identidad

ecoestadistica.com